EDITORIAL
HIRU


INICIO

contacto: news@editorialhiru.com

Tienda OnLine

DISTRIBUIDORES

CATÁLOGO
general e Isbn

NOVEDADES
AUTORES

TITULOS
 
COLECCIONES:
-Las Otras Voces 
-Informe
-Delta
-Sediciones
-Pensar
-Skene
-BreveSkene
-Hiru-Aske
-Ficciones
-Milia Lasturko
-Otras publicaciones

-
Obras de
Alfonso Sastre:

    Teatro
    Narrativa
    Ensayo
    Poesía

TEMAS
-Comunicación
-Cuestión nacional
-Ensayo
-Historia
-Narrativa
-Política
-
Teatro

sPuede visitarnos
en Facebook

 

[libro anterior]                                                                                                                        [siguiente libro] 

COLECCIÓN LAS OTRAS VOCES

9

mitoguerrabuenak.jpg (11241 bytes)

"El mito de la guerra buena"

Jacques R. Pauwels

Traductor: José Sastre


Jacques R. Pauwels nació y creció en Bélgica, pero vive en Canadá desde 1969. Estudió Historia en la Universidad de Gante, donde se graduó en 1969. Hizo su Doctorado en la York University en Toronto, Canadá. Centrado en la historia alemana contemporánea escribió, supervisada por el profesor Michael H. Kater, una tesis sobre las mujeres universitarias en la Alemania nazi, doctorándose en 1976. Reescrita para un público general, su disertación se publicaría en 1984 por la Greenwood Press con el título Women, Nazis, and Universities. Dio cursos sobre historia europea en York University, en la University of Western Ontario, y en la University of Toronto, y se implicó cada vez más en el negocio de los viajes de su hermano Norbert, la Pauwels Travel Bureau, lo cual le dio la oportunidad de viajar mucho como guía turístico, tanto por Europa como por otras partes del mundo. Cada vez más dedicado a la investigación y la escritura, publicó en 2000 The Myth of the Good War, una historia sobre el papel de los EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial y que ha recibido generales elogios.

Los grandes historiadores siempre han sabido –y no lo han negado– que sus relatos de los hechos pasados no dejan de ser, por muy científicamente que se trabaje sobre ellos, un punto de vista sobre aquellos acontecimientos de que se trata, y que los historiadores no son ciudadanos neutros y sin ideología, que se mecieran en las nubes de una “objetividad” imposible. Pero de ello a mentir sobre determinados hechos u ocultarlos maliciosamente va un abismo. Esta casa editorial tiene inquietudes al respecto, y está procurando el acceso al público de libros que no aparecen generalmente en las grandes casas, porque sus autores no están al servicio de la historia oficial. Es el caso de Jacques Pauwels, cuyas revelaciones, muy documentadas, ponen las cosas claras sobre el comportamiento de los EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial y también antes y después, durante los largos años de la Guerra Fría.

En mayo de 2005 apareció la edición francesa del libro.

Nº de páginas: 356
PVP:  18 €

comprar on-line

_____________________

Comentarios sobre la obra

SIGNIFICADO Y TRANSCENDENCIA ACTUALES DE LA II GUERRA MUNDIAL

No se puede negar que una de las virtudes de HIRU Argitaletxe radica en la oportunidad de sus publicaciones, confirmada de nuevo con este libro sobre la II GM. ¿Qué tiene que ver dicho conflicto con la actualidad? Pues mucho. Antes que nada hay que empezar diciendo que en contra del tópico tonto según el cual la globalización es una cosa nueva, reciente y sin relaciones con el pasado, frente a esta idea que oímos y leemos a diario, toda una serie de investigadores sostienen que no es posible entender el capitalismo actual sin el tremendo impacto de la II GM y, sobre todo, sin el final de la onda larga expansiva que inició y que, tras entrar en barrena en la década de los setenta, ha estallado en crisis que, con altibajos, se prolonga hasta la actualidad. Dicho esto, hay que añadir que conforme se desintegraba la URSS, los EEUU iniciaban una estrategia mundial para recuperar su relativamente debilitada hegemonía mundial, de modo que tampoco se entiende el presente sin recurrir al estudio de la evolución de uno de los fundamentales efectos de la II GM; y, por no extendernos, tampoco se entiende la novedad de la fase que se está abriendo sin comprender del todo los vacíos terribles que deja a escala planetaria pero también dentro del capitalismo desarrollado el final del período anterior, con sus contradictorios sistemas de regulación, control, negociación, represión, etc. Sinceramente, aunque sólo fueran estas tres razones las que explican la necesidad del libro, serían ya suficientes. Pero hay más, aunque aquí sólo puedo concluir con la decisiva.

En efecto, una de las mentiras más perniciosas que se ocultan debajo de la versión burguesa de la globalización es la que afirma que ya nada es como antes desde comienzos de la década de los noventa. Esta mentira reconoce que existen impresionantes injusticias por todas partes, pero sostiene que no tienen nada que ver con la "sociedad actual" porque simplemente son restos de una historia acabada y sin continuidad en el futuro. O sea, se ha roto la continuidad del capitalismo, mejor dicho, según esto, ya no existe como tal sino que al vivir en una "sociedad nueva" nadie es responsable de dichas injusticias y, sobre todo, todo se va a resolver con la globalización dirigida por el G-8 y por los EEUU. Pues bien, el libro de J.R. Pauwels -"El mito de la guerra buena"- demuestra todo lo contrario; que el capitalismo es una realidad presente y pasada porque se asienta sobre la explotación; que en esa realidad permanente se producen cambios que no cuestionan su continuidad; que en esos cambios las guerras juegan un papel importante porque movilizan gigantescas fuerzas productivas, activándolas durante un tiempo y recuperando así la tasa de beneficios; que la II GM confirma esa constante del capitalismo; que la burguesía yanki ha creado un mito falso sobre las razones de su entrada en la guerra, sobre todo para salir de la crisis interna; que esa burguesía era y siguió siendo profundamente reaccionaria, filofascista y antibolchevique; que apoyó a Hitler antes y durante la guerra directamente con empresas como IBM, ITT, Coca Cola, FORD, OPEL y otras muchas respetadas por los nazis y que obtuvieron enormes ganancias; que impuso gobiernos conservadores y reaccionarios en los territorios "liberados"; que despreció e intentó engañar y mentir a la URSS, país que fue el que realmente ganó la guerra; que salvó a la mitad de ejército nazi de ser apresado por los rusos; que deseaba pero no pudo atacar luego a la URSS; que antes de que acabar la guerra ya preparó el "nuevo orden mundial" posterior; etc.

En resumen, este libro confirma mediante una rigurosa investigación crítica que la II GM jugó una función clave en la evolución del capitalismo mundial; que en modo alguno inició una "edad dorada" sino que dio vida al capitalismo en crisis desde 1929-31; que durante medio siglo el capitalismo ha sobrevivido mal que bien gracias las secuelas de la II GM; que el capitalismo actual ya estaba anunciado en cuestiones decisivas en las medidas implementadas por los EEUU y por otras potencias imperialistas en la década de los ochenta, pero que son medidas esencialmente idénticas a las tomadas a finales de los años treinta, antes de la II GM, y esencialmente idénticas pero con cambios en las formas, a las tomadas incluso antes de que acabara --Bretton Wood, por ejemplo-- e inmediatamente después y que, por último, que en el fondo de todo bulle la lucha de clases.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

______________

Michel Collon habla sobre J. R. Pauwels

 6 de junio de 1944 : lo que no se les dirá mañana
¿
Por qué Ford, GM y Esso armaron a Hitler ?
MICHEL COLLON

"...Si, pero, a pesar de todo, ¡los norteamericanos nos liberaron en el 45!" ¿Cuántas veces he oído esto! En la escuela, pero también durante los debates sobre las actuales guerras de EEUU.
¿La del 40-45 la única guerra "buena" de EEUU? Habría que matizarlo. Algunos hechos inquietantes son documentados en el excelente libro del historiador [canadiense] Jacques Pauwels (1).

Sus documentos irrefutables demuestran que una gran parte de las empresas estadounidenses colaboraron abiertamente con Hitler y no sólo al principio de la guerra: Du Pont, Union Carbide, Westinghouse, General Electric, Goodrich, Singer, Kodak, ITT, JP Morgan...
Peor. La gran novedad estratégica de Hitler fue la "Blitzkrieg", la guerra-relámpago : situar muy rápido las propias tropas en medio del adversario. Dos condiciones indispensables para ello: camiones y gasolina. Como Alemania no tenía ni unos ni otra, ESSO fue quien suministró la gasolina, mientras que los camiones provenía de las fabricas alemanas de Ford y General Motors.

"¡Que esta guerra dure el mayor tiempo posible!"
Pauwels demuestra que :
1. Un gran parte de la patronal estadounidense era pro-Hitler en los años 30 y 40.
2. Esto sólo cambió en el momento en el que las ventas de las firmas estadounidenses se vieron en peligro a causa de la agresividad comercial alemana en América latina y en otras partes. Y por las ocupaciones japonesas que confiscaban todo el comercio en Asia.

EEUU hacía, de hecho, un doble juego. Deseaba que la guerra durara lo más posible. ¿Por qué?. Por una parte, los enormes beneficios que hacían sus empresas en Alemania estaban en alza. Por otra parte, se enriquecía haciendo préstamos a Gran Bretaña que soportaba todo el peso financiero de la guerra. Además, Washington ponía la condición de que Londres abandonara sus colonias después de la guerra. Esto se hizo. EEUU logró aprovecharse de la Segunda Guerra Mundial para debilitar a sus rivales y convertirse en la única superpotencia capitalista.

Henry Ford : "Ni los aliados ni el Eje deberían ganar la guerra. EEUU debería proporcionar a ambos campos los medios de seguir combatiéndose hasta que ambos se desmoronen".

El futuro presidente, Harry Truman, 1941 : "Si gana Alemania, debemos ayudar a Rusia, y si Rusia gana, debemos ayudar a Alemania para que muera el mayor número de personas de cada bando".

Este juego cínico sólo cesó cuando la URSS venció a Hitler. Sólo entonces, Estados Unidos se precipitó a salvar sus intereses en Europa.

Mañana, 6 de junio, se hará como si la guerra se hubiera ganado en  Normandía y no en Estalingrado. No se dirá que Hitler perdió al 90% de sus soldados en el este. Que por cada soldado estadounidense muerto hubo 53 soviéticos. Los manuales escolares son a veces extraños, ¿no?

Bien, siento haberles quitado una de sus últimas ilusiones. Mañana, 6 de junio, pueden ustedes pensar sobre todo esto mientras que en una playa normanda se homenajea a George Bush, cuyo abuelo financió a Hitler. ¿En qué mundo vivimos ?

MICHEL COLLON

(1). Publicado en castellano con el título de El mito de la guerra buena (EEUU en la Segunda Guerra Mundial), Jacques Pauwels, Editorial Hiru, Hondarribia. Libro recomendable, está lleno de revelaciones sobre Roosevelt, Truman, la amenaza de invadir la URSS, la recuperación de los espías y criminales nazis, Churchill, De Gaulle, Yalta...

(Traducción del francés: Beatriz Morales Bastos)