EDITORIAL
HIRU


INICIO

contacto: news@editorialhiru.com

Tienda OnLine

DISTRIBUIDORES

CATÁLOGO
general e Isbn

NOVEDADES
AUTORES

TITULOS
 
COLECCIONES:
-Las Otras Voces 
-Informe
-Delta
-Sediciones
-Pensar
-Skene
-BreveSkene
-Hiru-Aske
-Ficciones
-Milia Lasturko
-Otras publicaciones

-
Obras de
Alfonso Sastre:

    Teatro
    Narrativa
    Ensayo
    Poesía

TEMAS
-Comunicación
-Cuestión nacional
-Ensayo
-Historia
-Narrativa
-Política
-
Teatro

sPuede visitarnos
en Facebook

 

[libro anterior]                                                                                                                      [siguiente libro] 

COLECCIÓN LAS OTRAS VOCES

5

michelck.GIF (22820 bytes)

"El juego de la mentira"

Michel Collon

Traducción del francés: Eva Sastre Forest


Michel Collon, el autor de ese lúcido libro que es "¡Ojo con los media!", nos conduce ahora por los complicados vericuetos de lo que está ocurriendo durante los últimos años en lo que un día fue Yugoslavia. Es un escenario sangriento en el que se juegan los más encontrados intereses y cuyas motivaciones se ocultan, cada día, a los superficiales observadores que generalmente somos todos nosotros. Ciertamente, de lo que allí está ocurriendo no se nos ofrecen sino imágenes y palabras que tratan de ponernos y recluirnos en los parámetros de un "pensamiento único". Pero ¿qué está ocurriendo allí en realidad? "La experiencia adquirida en Bosnia podrá servir de modelo para nuestras operaciones futuras de la OTAN", ha dicho su Secretario General. ¿No será Yugoslavia el laboratorio en donde se preparan las futuras guerras?

Nº de páginas: 475
PVP: 18

comprar on-line

__________________

Comentarios sobre al obra

Cómo desandar el camino para la guerra
Ramón Pedregal Casanova

Rebelión, 9 mayo 2006
Lanza Digital
, mayo 2006

A los hechos, sean cuales fueren, siempre les anteceden unas condiciones, que son los motivos, que son las causas; y, hoy por hoy no hay explicación que se precie de comprensible que no cuente la antesala, el remite de cualquier acontecimiento. El problema viene a la hora de exponer esa antesala, ese remite, esa causa. Debido a que los conflictos son habitados por intereses, la versión que se nos dé va a presentar un punto de vista sobre el mundo, punto de vista que pertenece única y exclusivamente al que hace saber tal versión. Con la explicación aparecen dos posibilidades, en una se ocultan los intereses, se justifican o se presentan como la base en la forma de hacer que crea menos problemas, y en la otra se desenmarañan los hilos con los que se rodean los intereses, se exponen de un modo que rompe las justificaciones convencionales, y/o se aclara cómo los promotores del conflicto se organizan para determinar, inducir, los comportamientos de los individuos y las sociedades. Esta última explicación puede que presente, además, la experiencia habida en la solución de esos conflictos. Con la explicación se oculta o se aclara.
Hay un autor que investiga en la trastienda de los choques internacionales, autor (no es el único, evidentemente) que llama la atención por su sencillez a la hora de exponer el caso, la relación de fuerzas, y, la disposición de los elementos, afines y contrarios en cualquier grado, que desencadenan e intervienen después en las guerras. Se llama Michel Collon.
Hace muy pocos días murió Milosevic, el que fue presidente de la antigua Yugoeslavia. Pero ¿saben ustedes las causas de la guerra de los Balcanes? Seguramente la información que le ha ido llegando ha dejado en usted una idea oscura, construida a base de titulares, titulares producidos en las multinacionales de las noticias, titulares que se reparten en "odios étnicos", "problemas religiosos", "nacionalismos", …, abstracciones siempre oscuras que echan su manto sobre los intereses que había detrás de la guerra. Michel Collon, bajo el título El juego de la mentira, desmonta pieza a pieza, por medio de una investigación exhaustiva, las explicaciones que se daban en los medios de difusión más poderosos sobre la guerra de Yugoeslavia, saca a la luz la madeja, deshace los nudos, y tira del hilo. El resultado de la investigación estremece. Medios de difusión, bancos, servicios secretos, organizaciones internacionales que se supone que preservan los derechos humanos, gobiernos, todos pujaban por sacar partido de la división territorial. Michel Collon expone entrevistas, artículos periodísticos, noticias que llegan a las agencias de prensa y no se difunden, ficheros, documentos desclasificados… un material inmenso organizado para entender por cualquier lector. Sobre los medios destacados en la guerra de Yugoeslavia recoge un despacho de Associated Press en el que se informa sobre los periodistas que trabajaban para la CIA. Documentos en los que algunos de ellos reconocen y justifican las mentiras de sus noticias y en sus explicaciones al público. Las maniobras del gobierno alemán con tradición histórica, Primera y Segunda Guerras Mundiales, despachos del Tercer Reich entre otros, y del gobierno alemán de la época, socialdemócrata; pero sobre Yugoslavia muchos más de los imaginables hincan el tenedor y meten el cuchillo. Nos muestra cómo se desarrollan las maniobras financieras, para favorecer la división y el enfrentamiento entre las poblaciones de los Balcanes, el dinero para los grupos armados, quién y cómo potencia las provocaciones, de dónde llegan los suministros y cómo aparecen, qué papel juegan en cada momento, el uso que se hace, o cómo se implica a ciertas organizaciones internacionales.
Presenta documentos históricos de diferentes gobiernos en los que se trata de la "necesidad" de provocar un estallido en la zona, algunos documentos de la Alemania nazi que se asemejan a los producidos hoy en esas fábricas de información, revelaciones de cómo EEUU, Inglaterra, la Iglesia Católica croata y el Vaticano, para esta ocasión habían acordado proteger a según que criminales croatas por trabajos bien realizados, y, sus intereses con respecto a esta guerra.
La revelación de secretos nos conduce por caminos claros hasta el fondo del asunto: control de zonas estratégicas para las potencias, paso de oleoductos, cruce de caminos, no hay petróleo pero hay salida al Mediterráneo. De éste punto arrancan o pasan las conducciones más importantes que vienen de Oriente para la zona occidental de Europa: cruzan Rumanía, el Mar Negro, repúblicas ex soviéticas como Georgia, Azerbaidjan, pasan el Mar Caspio, o, se adentran por Turquía, Irak, Irán…, en fin, dominar las vías de comunicación y las cabeceras es tener el control de la riqueza de unos y otros.
El problema que se plantea ahora es que los intervinientes consideran que eso fue un entrenamiento para próximas jugadas.
La lectura de El juego de la mentira desanda el camino que condujo a la guerra, nos enseña la parte de atrás del tapiz que se nos presentó de la guerra de Yugoeslavia, vemos los nudos, las ataduras que dan como consecuencia la cara que se nos ha venido mostrando. Sorprende la claridad meridiana del autor desde la misma dedicatoria: "A todas las víctimas de esta guerra, cualquiera que sea su nacionalidad."

___________________

Lanza Digital
13 mayo 2005

CÓMO DESANDAR EL CAMINO PARA LA GUERRA
Ramón Pedregal Casanova

A los hechos, sean cuales fueren, siempre les anteceden unas condiciones, que son los motivos, que son las causas; y, hoy por hoy no hay explicación que se precie de comprensible que no cuente la antesala, el remite de cualquier acontecimiento. El problema viene a la hora de exponer esa antesala, ese remite, esa causa. Debido a que los conflictos son habitados por intereses, la versión que se nos de va a presentar un punto de vista sobre el mundo, punto de vista que pertenece única y exclusivamente al que hace saber tal versión. Con la explicación aparecen dos posibilidades, en una se ocultan los intereses, se justifican o se presentan como la base en la forma de hacer que crea menos problemas, y en la otra se desenmarañan los hilos con los que se rodean los intereses, se exponen de un modo que rompe las justificaciones convencionales, y/ o, se aclara cómo los promotores del conflicto se organizan para determinar, inducir, los comportamientos de los individuos y las sociedades. Ésta última explicación puede que presente, además, la experiencia habida en la solución de esos conflictos. Con la explicación se oculta o se aclara.
Hay un autor que investiga en la trastienda de los choques internacionales, autor (no es el único, evidentemente) que llama la atención por su sencillez a la hora de exponer el caso, la relación de fuerzas, y, la disposición de los elementos, afines y contrarios en cualquier grado, que desencadenan e intervienen después en las guerras. Se llama Michel Collon.
Hace muy pocos días murió Milosevik, el que fue presidente de la antigua Yugoeslavia. Pero ¿saben ustedes las causas de la guerra de los Balcanes?. Seguramente la información que le ha ido llegando ha dejado en usted una idea oscura, construida a base de titulares, titulares producidos en las multinacionales de las noticias, titulares que se reparten en "odios étnicos", "problemas religiosos", "nacionalismos", …, abstracciones siempre oscuras que echan su manto sobre los intereses que había detrás de la guerra. Michel Collon, bajo el título "El juego de la mentira", desmonta pieza a pieza, por medio de una investigación exhaustiva, las explicaciones que se daban en los medios de difusión más poderosos sobre la guerra de Yugoeslavia, saca a la luz la madeja, deshace los nudos, y tira del hilo. El resultado de la investigación estremece. Medios de difusión, bancos, servicios secretos, organizaciones internacionales que se supone que preservan los derechos humanos, gobiernos, todos pujaban por sacar partido de la división territorial. Michel Collon expone entrevistas, artículos periodísticos, noticias que llegan a las agencias de prensa y no se difunden, ficheros, documentos desclasificados,… un material inmenso organizado para entender por cualquier lector. Sobre los medios destacados en la guerra de Yugoeslavia recoge un despacho de Associated Press en el que se informa sobre los periodistas que trabajaban para la CIA. Documentos en los que algunos de ellos reconocen y justifican las mentiras de sus noticias y en sus explicaciones al público. Las maniobras del gobierno alemán con tradición histórica, Primera y Segunda Guerras Mundiales, despachos del Tercer Reich entre otros, y del gobierno alemán de la época, socialdemócrata; pero sobre Yugoslavia muchos más de los imaginables hincan el tenedor y meten el cuchillo. Nos muestra cómo se desarrollan las maniobras financieras, para favorecer la división y el enfrentamiento entre las poblaciones de los Balcanes, el dinero para los grupos armados, quién y cómo potencia las provocaciones, de dónde llegan los suministros y cómo aparecen, qué papel juegan en cada momento, el uso que se hace, o cómo se implica a ciertas organizaciones internacionales.
Presenta documentos históricos de diferentes gobiernos en los que se trata de la "necesidad" de provocar un estallido en la zona, algunos documentos de la Alemania nazi que se asemejan a los producidos hoy en esas fábricas de información, revelaciones de cómo EEUU, Inglaterra, la Iglesia Católica croata y el Vaticano, para esta ocasión habían acordado proteger a según que criminales croatas por trabajos bien realizados, y, sus intereses con respecto a esta guerra.
La revelación de secretos nos conduce por caminos claros hasta el fondo del asunto: control de zonas estratégicas para las potencias, paso de oleoductos, cruce de caminos, no hay petróleo pero hay salida al Mediterráneo. De éste punto arrancan o pasan las conducciones más importantes que vienen de Oriente para la zona occidental de Europa: cruzan Rumanía, el Mar Negro, repúblicas ex soviéticas como Georgia, Azerbaidjan, pasan el Mar Caspio, o, se adentran por Turquía, Irak, Irán,…, en fin, dominar las vías de comunicación y las cabeceras es tener el control de la riqueza de unos y otros.
El problema que se plantea ahora es que los intervinientes consideran que eso fue un entrenamiento para próximas jugadas.
La lectura de "El juego de la mentira" desanda el camino que condujo a la guerra, nos enseña la parte de atrás del tapiz que se nos presentó de la guerra de Yugoeslavia, vemos los nudos, las ataduras que dan como consecuencia la cara que se nos ha venido mostrando. Sorprende la claridad meridiana del autor desde la misma dedicatoria: "A todas las víctimas de esta guerra, cualquiera que sea su nacionalidad."